facebook twitter google linkedin Share


 

La empresa de marketing digital Newfusion anunció recientemente un controvertido modo de control sobre sus empleados, aplicando tecnología subcutánea.

 

 

La empresa implantó bajo la piel de algunos de sus trabajadores un chip que funciona como una llave identificación. Gracias a él será posible fichar, entrar a distintos espacios de la empresa o acceder a los computadores.

 

 

La empresa, ubicada en la localidad flamenca de Malinas al norte de Bélgica, declaró que son ocho los trabajadores que de forma voluntaria recibieron el microprocesador. Éste tiene el tamaño aproximado de un grano de arroz y se coloca entre los dedos índice y pulgar.

 

 

En palabras de Vincent Nys, director de Newfusion: “Nadie está obligado. Se trata de un proyecto lúdico. La idea proviene de un empleado que a menudo se olvidaba su tarjeta”. Por otro lado, él mismo considera que “un iPhone es diez veces más peligroso”, en cuanto a invasión de la privacidad se refiere.

 

 

Este tipo de chips subcutáneos se vienen utilizando desde hace varios años en Estados Unidos, aunque están prohibidos en los estados de Wisconsin y California. Lo cierto es que, a día de hoy, expertos en medicina no se ponen de acuerdo en cuanto a las consecuencias que estos chips podrían tener en la salud humana.

 

 

Desde Newfusion anunciaron que los empleados que no quieran someterse al implante de este microprocesador podrán utilizar un anillo externo que tendrá exactamente las mismas funciones. 

 

 

Artículo publicado originalmente en PC World en Español

 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín

abordo fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2018 Computerworld