facebook twitter google linkedin Share

Hoy es imposible desempeñar el negocio de los seguros sin tecnología, esto se necesita desde para la facturación y retención electrónicas, que hoy son obligatorias, hasta para las cotizaciones y consultas de nuestros servicios. Por eso, las compañías aseguradoras le apuntamos a las TIC para ampliar nuestro negocio y crear nuevos canales de distribución y comunicación con nuestros clientes.

 

Entre estos nuevos canales de interacción con nuestros asegurados, están los servicios por Internet. Tener una página web va más allá de un espacio informativo, tiene que ser un sitio interactivo que brinde a nuestros usuarios una experiencia completa, es decir que puedan acceder desde aquí a todos nuestros servicios y productos.

 

Mi objetivo es que toda la oferta de servicios de nuestra aseguradora se pueda gestionar en línea, del primero hasta el último paso.  Hasta el momento nuestros canales pueden cotizar en línea y obtener una  propuesta real de lo que costará su seguro de acuerdo a sus necesidades y  pueden realizar una pre-emisión de algunos de nuestros productos. Sin embargo, el plan para años subsiguientes será crear sistemas que permitan al cliente ir más allá. No solo realizar una pre-emisión, sino una emisión en línea que permita a nuestro Cliente recibir inmediatamente la póliza y factura, que sea enviada por Internet con firma electrónica y lista para hacer efectivo el seguro.

 

Tal vez el único paso que no podremos dar será el final, en el que nuestros agentes visitan al asegurado para inspeccionar el bien, esto por seguridad aún es algo que requiere de presencia física de inspectores de nuestra Empresa, pero con toda la tecnología disponible, se realizarán inspecciones en línea, eficaces, eficientes y con valor agregado real para clientes y canales”.

 

Para llegar a esto es necesario crear un plan de implementación tecnológica que debe estar bien definido y organizado y requería de tres puntos fundamentales para tener éxito:

 

1. Estrategia comercial. Para difundir las nuevas opciones y herramientas tecnológicas.

2. Proceso correcto. El proceso debe estar bien concebido y organizado desde un inicio, para que cuando esté automatizado  y digitalizado también funcione correctamente.

3. Sistema planificado. Cada fase de la implementación tecnológica debe estar planeada y estructurada para que se desarrolle con máxima eficiencia y mínimos errores.







 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2021 Computerworld