facebook twitter google linkedin Share

Cualquier incidente que interrumpa las operaciones de negocio, ya tenga un alcance limitado o amplio, puede afectar negativamente a su capacidad para seguir siendo competitivo – e incluso a su capacidad para sobrevivir.


Smart hace necesario un replanteamiento profundo de estrategias y de la propia economía. Al afectar diversos ámbitos de la vida es necesario preguntarnos sobre sus efectos.


 

La demanda de profesionales TI es el resultado del rol que asume la tecnología en el mundo.

 

¿Existe algún rincón del mundo en el cual la tecnología no forme parte? Ciertamente no. La tecnología se ha integrado para acompañarnos desde el momento en que nacemos, está ahí controlando nuestros signos vitales; y a lo largo de nuestras vidas será parte del día a día, de las tareas cotidianas y de aquellas más complejas.

 

Nos hemos vuelto tan dependientes de la tecnología, que sería difícil pensar en ¿Cómo sería pasar un día sin internet? Lo hemos concebido como algo tan natural y propio de nuestro entorno, que suponemos que estará ahí por siempre, conectándonos con el mundo.

 

Pero sobre todo, no consideramos que detrás de la monumental infraestructura, los centros de datos, las infinitas redes de cables, y los ordenadores, se encuentran personas que han dedicado su vida a explorar y expandir los límites de la tecnología. Estos profesionales le han simplificado la vida al hombre, y a medida que el mundo atraviesa una transformación digital, y depende más de la tecnología, su rol e importancia dentro de las organizaciones se torna prioritario.

 

Hace menos de una década, el cargo de CIO estaba reservado para organizaciones profundamente tecnologizadas. Pero ante la ventaja competitiva que brinda la tecnología, todas las empresas han visto la necesidad de incorporar este perfil; incluso aquellas en las que su core business se aparta de la tecnología, como la agricultura o el turismo.

 

En conjunto, estos factores han llevado a que la demanda de profesionales en tecnologías de la información vaya en aumentos en todo el mundo. Y Ecuador no es ajeno a este panorama, en el que el bien más preciado que tiene una empresa es intangible, el conocimiento. 

 

 

La transversalidad que adopta la tecnología dentro de toda industria ha propiciado la generación de nuevos modelos de negocios. Estos se apalancan en la interconexión global, la masificación del hardware, la arquitectura de la Nube, entre otros elementos para transformar la forma en la que las empresas trabajan.

 

Los modelos tradicionales de negocios se enfocan en realizar transacciones de productos por dinero. Por ejemplo, comprar e instalar una robusta infraestructura de servidores en las premisas de una empresa para brindarle almacenamiento compartido.

 

Una solución de este tipo tiene desventajas: un costo inicial elevado que la hace inaccesible para pequeñas empresas, además está expuesta a la obsolescencia de su tecnología, no es escalable en el tiempo, y su accesibilidad es limitada.

 

Las actuales empresas necesitan ser versátiles en la toma de decisiones, ágiles para atender sus necesidades, y eficientes en el uso de recursos. Esto plantea que los modelos tradicionales de negocios no son los más apropiados para las actuales compañías, sino que deben reinventar hacia modelos de servicios digitales.

 

Sus ventajas serán perceptibles desde el momento en que se adopte la Infraestructura como Servicio, ya que su implementación durará un par de horas, es accesible desde cualquier lugar con conexión a internet, su costo se resuelve por medio de una subscripción mensual, es escalable en razón de las necesidades de la empresa, y no conoce la palabra obsolescencia. 

 

Esto supone un nuevo paradigma que enaltece la oferta de servicios digitales a través de la Nube, como el modelo de negocios que las empresas del siglo XXI van adoptar.  

 

Lea el artículo completo:

 

Consultorias TIC Computerworld Ecuador

 

¿Cuál es la esencia de una consultoría TIC?

 

Antes de contratar una Consultoría TIC se debe precisar el sentido de la expresión TIC. La experiencia muestra que, bajo una óptica clásica pero válida por su amplitud pasada, presente y futura, TIC no es sinónimo ni se limita a internet, software, hardware o web, sino a todo el conjunto de componentes organizacionales y tecnológicos que posibilitan la valorización, seguridad, madurez, y despliegue estratégico de la información y de los elementos que la gestionan, procesan y transmiten de forma digital y no digital. 

 

Por lo mismo una consultoría TIC se focaliza siempre en todo el proceso necesario para el despliegue, gestión, impacto y uso de tecnologías informáticas y otras asociadas como, por ejemplo, de ingeniería organizacional o innovación de modelos de negocio, para garantizar la rentabilidad, viabilidad y sostenibilidad de un negocio. Esto no excluye que se consideren tecnologías industriales. 

 

Esta visión, hoy en día, se traduciría en ayudar a un negocio a comprender cómo ser parte y liderar mercados basados en la actualización e inmediatez de la toma de decisiones de las personas y al mismo tiempo usar modelos robustos y flexibles de negocio, ante los rápidos cambios presentes de una sociedad donde el conocimiento, la creatividad, la innovación, la cercanía, y la colaboración son los bienes y los activos que las personas exigen, sean trabajadores o clientes. 

 

Lamentablemente esta distinción no se hace frecuentemente y por Consultoría TIC suele confundirse o quedar limitada con un servicio técnico, una subcontratación para instalación de hardware o una capacitación. Una buena Consultoría TIC sabrá detectar este nivel de inmadurez organizacional y dará las herramientas para que una empresa pueda avanzar en la comprensión que se requiere de las TIC y que se indicaron anteriormente. 

 

Por ende, una Consultoría TIC se define por su efectividad perse cuando articula sus tareas dando importancia y valor al recurso información, como algo previo a la digitalización de la información y su procesamiento computacional. Y, como resultado se consigue desde el incremento de la facturación o la disminución en costes administrativos, hasta otros como la diferenciación de la competencia del negocio, o la reinvención innovadora de sus procesos y modelos de negocio. 

 

 

Lee nuestro artículo completo:







 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2019 Computerworld