facebook twitter google linkedin Share


Por: Guillermo Beuchat, Transforme Consultores

Nuestra experiencia implementando sistemas formales de gestión de innovación en más de 60 clientes en los últimos 10 años en Latinoamérica nos ha permitido entender claramente por qué es tan difícil innovar en la región. Entre muchas razones, tiene que ver con algunos mitos y paradigmas muy presentes en el discurso público y privado del tema, y entre los propios ejecutivos y empresarios que alejan y obstaculizan la innovación en las empresas establecidas. Veamos algunos ejemplos:

Confusión entre I+D (Investigación y Desarrollo) e Innovación

Estos dos conceptos claramente no son sinónimos. La I+D se encarga de investigar y desarrollar nuevas tecnologías, deseablemente patentables. Su output son inventos, no innovaciones. La innovación se encarga de aplicar esas tecnologías y llevarlas al mercado, generar valor y resultados concretos de su aplicación. Preguntas clave: ¿es posible innovar sin hacer I+D? Por supuesto, hay miles de formas de innovar que no tienen nada que ver con ciencia ni patentes.

Confusión entre emprendimiento e innovación:

No todos los emprendimientos son innovadores, y no toda innovación viene de una startup. En el último libro del gurú Eric Ries (The Startup Way) se propone que las empresas actúen como lo hacen las startups. En lugar de establecer ecosistemas rígidos y focalizados en el control, deben crear ambientes y cultura receptiva a las nuevas ideas y permitir que los intraemprendedores no sólo existan, sino que sean protagonistas y experimenten  el riesgo, toleren el fracaso y tantas otras "buenas prácticas" que todo el mundo conoce pero pocos practican.

Confusión entre creatividad e innovación:

Hacer talleres de creatividad y generar ideas es muy atractivo, casi sinónimo de innovación hoy dia. La confusión acarrea muchos problemas: no es lo mismo generar ideas que implementarlas. Se puede tener la cabeza llena de ideas, ser una persona muy creativa, pero cero innovadora. La innovación tiene que ver con resultados e implementaciones y con la disciplina requerida para implementar ideas, no generarlas. Y esa disciplina es la que falla en las empresas o no existe y nos pasamos generando ideas que luego no llegan a puerto, con la consiguiente frustración de quienes las aportaron. 

Confusión entre Transformación Digital e Innovación:

 

No todas las innovaciones son digitales. Introducir tecnología no es sinónimo de innovar; es más, muchas empresas lo que están haciendo bajo el conveniente paraguas de la “transformación digital” es automatizar procesos de cara al cliente, con nuevas metodologías “ágiles” y modelos de gestión nuevos. Por buscar soluciones digitales, perdemos de vista oportunidades históricas para innovar en ámbitos no digitales, como en modelos de negocio. El reciente caso de CornerShop, startup chilena y el exit más grande de Latinoamérica (fue vendido en septiembre 2018 a Walmart en USD 235 millones), ilustra el caso: un modelo de negocio novedoso y bien implementado que usa tecnología commodity disponible hace años. No es una app, es un modelo de negocio.

Más Información

¿Por qué es importante ser un país innovador?
Radiografía del ecosistema de innovación ecuatoriano
Ley de emprendimiento e innovación
Innovación tecnológica: la era de la automatización de procesos
Impacto TIC en las compañías
Casos de éxito: innovación apalancada en tecnología
 
 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2021 Computerworld