facebook twitter google linkedin Share


El cambiante universo del marketing de contenido tiene ahora un nuevo aliado para todas aquellas empresas que quieren sacar el máximo partido a su presencia online. ¿De qué estamos hablando? De los Facebook Messenger BOT. Estos últimos, además, están suplantando la hegemonía del email marketing por varias razones que veremos en este artículo.

En primer lugar, es necesario explicar qué es un BOT. Estos se usan en Facebook, también integrados en webs, y están revolucionando el marketing de contenido. Es un software que utiliza Inteligencia Artificial para comunicarse con los clientes. Gracias a esta tecnología, las empresas pueden permitirse responder a cualquier hora casi con la misma eficacia que lo hace una persona. Y es que la alta demanda de información ha hecho necesario que se implanten estos bot que responden por tu negocio cuando no estás disponible. Hoy en día, en el mundo online en el que vivimos, el cliente reclama atención inmediata y los negocios que la proporcionan son los que avanzan más rápido. Técnicamente, lo que hace un bot es establecer diálogos con el cliente mediante una serie de comandos predefinidos, previamente configurados.

Obviamente, como en todo, hay matices. Una vez que tienes un chatbot en tu empresa, toca aplicar inteligencia y coherencia a su uso. Pues siempre tienes que recordar que las respuestas del bot deberán tener un valor y solventar con eficacia las consultas del cliente. De esta forma, en nuestra estrategia tendremos que reflexionar qué queremos que responda nuestro chatbot. E incluso decidir si queremos tener un chatbot como asistente virtual las 24 horas (es común en algunas páginas webs) o uno que envíe mensajes automáticos con contenido en respuesta a una acción del cliente/usuario en Facebook.

La cuestión es que los chatbots están funcionando bien por la atención inmediata al posible consumidor, generando así una sensación positiva que puede desembocar en beneficios para tu empresa. Sin duda, esta es una de las causas de la caída de los emails. Pues estos no aportan esa instantaneidad que requiere todo lo online, donde el comprador navega y consume con rapidez. ¿Hay dudas que tu bot no puede solventar? No te preocupes, derívalo a otros canales de tu empresa (emails, otras redes sociales). La cuestión es que se perciban las ganas de ayudar.

Existen varios softwares para hacer todo esto: Manychat, Mobile Monkey, etc. Con estos software se programan mensajes (igual que se hace en una campaña de mailing), se conectan posts de facebook al bot para que se envíen respuestas automáticas, y les podemos mandar respuestas con enlaces y descargas, etc.

En una de mis compañías, tenemos más de 7.000 personas suscritas al bot y los mensajes semanales con contenido son abiertos por más de 5.000 personas. La tasa de apertura no está nada mal, con una media del 88%. Y el CTR de los materiales compartidos tampoco está nada mal, ya que se sitúa entre el 4 y el 5%.


Una de las funciones más interesantes de estos software son las secuencias. Básicamente, consiste en crear una cadena de mensajes que dependerá de las respuestas que nos dé el usuario. Las secuencias se pueden vincular a publicaciones en Facebook. Es decir, puedes hacer un post ofreciendo un PDF gratuito y en el momento que el usuario comente, le llegarán mensajes automáticos con informaciones y descargas. En definitiva, lo que se busca es engagement.  El hecho de ofrecer una descarga o algo de interés particular hace que la tasa de apertura de una secuencia sea casi del 100%.

En este caso, ofrecimos un PDF descargable de interés para nuestros seguidores a cambio de un comentario en un post de Facebook. El resultado fue un open rate del 100% y un CTR del 81%. Lo que hacemos con estos mensajes con tanto open rate es intentar establecer una conexión, un vínculo más íntimo con nuestros clientes. Pues esto asegura que, al tener ese interés en la descarga, van a abrir el mensaje y verán el contenido. Estos mensajes deberán tener los puntos más importantes que necesitamos transmitir a los clientes, porque sabes que lo van a leer.

En definitiva, si te planteas usar un chatbot, esto es lo que debes hacer:

Conoce a tu público.
Descubre qué necesitan, qué les llama más la atención.
Anticípate con mensajes que den respuestas a las dudas.
Si ya conoces a tu público, deberás saber las preguntas más habituales y, por tanto, deberás conocer cómo responder.
Genera valor con información y contenido útil.
El spam está mal visto y el usuario lo nota a leguas.
Así que preocúpate por dar información de utilidad, no incites a la venta cada dos frases.

Si te estás animando a utilizar un chatbot, esto es lo que no debes hacer:

–  Usar un bot sin una estrategia de marketing detrás. De nada te va a servir que regales cosas o que pongas imágenes bonitas y graciosas si no has pensado qué vas a hacer con el feedback de tus usuarios.

– Enviar mensajes automáticos desconectados del interés de tu público. Evita permanecer ajeno a lo que quiere la gente que se ha acercado a tu empresa por algo en concreto. Dales lo que buscan, no lo contrario.

– No escuchar las quejas que tienen tus clientes sobre tu uso del chatbot. Puede que haya semanas con más de un mensaje, lo que causará molestias a algunos usuarios. Por lo que, cuidado, no abuses de esta herramienta y úsala con inteligencia y moderación.

En resumen, los chatbots están cambiando el panorama del marketing online ya que dan la opción de tener esa conexión más íntima con tus clientes. Al fin y al cabo, las redes sociales son eso: sociales. Y nuestro objetivo será cambiar la percepción de venta pura por establecer relaciones cercanas en las que lo primordial sea ayudar a tus clientes y que la venta sea orgánica y venga cuando ellos estén preparados.

Pregúntate a ti mismo: “¿Cómo puedo empezar a tener una relación más cercana con mis clientes?” en lugar de ¿Cómo puedo vender más?”.

Fuente: Escrito por Inés Ruiz, Fundadora y Directora de Women Entrepeneur Community, para Forbes México.

Foto: Forbes México

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2018 Computerworld