facebook twitter google linkedin Share


 

Tenga en cuenta que la tecnología financiera es una mercancía. Cualquiera puede adquirir nueva tecnología. El verdadero diferencial en los servicios financieros vendrá de tener la visión y la capacidad de ejecutar el cambio en este nuevo entorno. Las instituciones financieras necesitan más talento visionario y versado en tecnología si aspiran a sobrevivir a la transición a la era digital. También necesitan tomar el tipo de riesgos necesarios para el éxito a largo plazo. No obstante, las compañías del ramo, en vez de reclutar nuevos talentos, están perdiendo personal frente a la industria tecnológica. El 95 % de los bancos encuestados por el bufete de abogados White & Case dijeron que comprarán o invertirán en empresas de tecnología emergentes en los próximos 18 meses. El problema es que muchos lo hacen por las razones equivocadas, por adquirir tecnología cuando deberían centrarse en la innovación real.

Las empresas que logren superar la brecha digital invertirán en líderes que construyan empresas durante los próximos 50 años, en lugar de los próximos tres o cinco años. Este enfoque en las personas es clave. Por ejemplo, la adquisición de Braintree por PayPal no solo ayudó a la compañía a modernizar su portal de pagos en línea: Bill Ready -que era el CEO de Braintree- ahora lidera activamente el cambio y trabaja para preparar a PayPal para el futuro como COO de la empresa.

Del mismo modo, una empresa establecida no necesita adquirir una empresa de nueva creación solo porque tenga una tecnología muy superior y unos indicadores de crecimiento excepcionales. Las dos cosas las puede replicar la empresa consolidada con la inversión necesaria de tiempo y capital. Por el contrario, este tipo de empresas lo que deben buscar en las compañías emergentes son los líderes al timón de las mismas, los cuales probablemente tengan una agenda más proinnovación y una mayor tolerancia a los fracasos a corto plazo a fin de lograr objetivos más a largo plazo. Es algo que simplemente no está en el ADN de la mayoría de las grandes instituciones financieras, pero que es muy necesario. Esa es la razón de que el reciente movimiento de Vantiv para adquirir WorldPay Group -un acuerdo que JP Morgan supuestamente también persiguió- probablemente sea una señal de un previsible aumento de fusiones y adquisiciones dentro de los servicios financieros durante los próximos meses y años.
 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2018 Computerworld