facebook twitter google linkedin Share

 

La industria de la impresión va en aumento y con ello cada año se generan nuevas tendencias en el mercado de las artes gráficas. Tan solo en 2017, el 47% de las empresas que se dedican a la impresión aumentaron sus ingresos según el Global Trend Consumer, reflejando que los empresarios tienen cada vez mayor demanda y están obligados a actualizarse con nuevas técnicas.

 
Se trata de nuevas tendencias, como la impresión con tinta a base de agua, o de ideas claramente innovadoras, como la nanotecnología aplicada a la impresión, conocida como nanografía. A continuación, el detalle de los sistemas tecnológicos que marcarán el desarrollo de la industria de soluciones de impresión empresariales en este año.


Generalmente, los materiales modificados a esta escala de tamaño adquieren características particulares. Esto también sucede con los pigmentos. Por este motivo, Landa ha creado los nanopigmentos y los ha incorporado a una nanotinta de base acuosa. Por ello, gracias además a un proceso completamente revolucionario de impresión inkjet (indirecta) con fijación y secado de la tinta en una mantilla, su resultado es una impresión con colores extremadamente brillantes. Esta tecnología logra aunar la flexibilidad de la impresión digital -menos costes y tiempos más breves- manteniendo al mismo tiempo la calidad de la impresión offset.
 

La nanografía -es decir, la nanotecnología para la impresión- es algo realmente innovador. Empecemos por el principio: la nanotecnología es la ciencia que manipula y altera la materia a nivel atómico y molecular. Se trata de escalas que van de 1 a 100 nanómetros (basta con pensar que 1 nanómetro equivale a la mil millonésima parte de 1 metro para comprender que estamos hablando de algo realmente minúsculo).
 


Debido a su eficiencia, rapidez y por su bajo costo para imprimir pocas piezas, es la opción a la que recurren muchas Pymes que requieren de opciones económicas para imprimir piezas de papelería o artículos de marketing. Al mismo tiempo, la tecnología y calidad de las tintas ocupadas continúa desarrollándose, por lo que es posible imprimir con gran calidad en diferentes materiales además del papel, como plásticos, metales, cerámica, acrílicos y una larga lista de otros sustratos.
 


Hace ya años que seguimos el camino hacia la llamada “fábrica inteligente”, y seguiremos haciéndolo en 2018, con especial hincapié en la producción de gran formato en materiales rígidos.
 
La gestión totalmente automatizada; el etiquetado, la trazabilidad y el embalaje siguiendo el método just-in-time (JIT, justo a tiempo) son algunos de los pilares de la fábrica del futuro. El programa de reestructuración de la producción de gran formato en materiales rígidos ha sido testigo de una participación masiva de los socios tecnológicos más importantes y ha recibido gran apoyo y patrocinio por parte de las altas esferas organizativas.

 


Aunque es una tecnología que tiene más de dos décadas de existencia, fue apenas hace algunos años que comenzó a despegar y a ser un tema de moda. Sin embargo, todavía está muy lejos de ser una tecnología asequible para toda la población. Dentro del próximo año, su mayor aplicación se dará en la elaboración de prototipos y modelos rápidos, así como en la creación de piezas y refacciones especializadas.


Este modelo ha crecido de manera constante en los últimos años gracias a su oferta de valor, como la eliminación de intermediarios, la flexibilidad para manejar distintos volúmenes de impresión, y la sencillez con la cual operan. A través de este modelo, los clientes únicamente suben el diseño a una plataforma con las debidas especificaciones y dimensiones, para obtener el trabajo listo y a domicilio.



Este método de impresión ha ganado notoriedad por su eficiencia en materiales y sustratos duros. Se adapta a prácticamente cualquier material y superficie de impresión, por lo que se puede usar tanto para papelería básica, como para gran formato. Además, por su versatilidad puede utilizarse para branding de todo tipo de artículos promocionales.
 

La creación y diseño de empaques y embalajes ha trascendido para convertirse en un elemento de marketing decisivo para las marcas, por lo que la impresión de packaging ha crecido sustancialmente. De acuerdo con cifras de Drupa, la feria internacional más importante de la industria de la impresión, las imprentas que ofrecen impresión digital de empaques crecieron 34% en 2016, contrastando con el 24% en 2014. 

 

 

 
 
 
 

 

 

 





 

 




Cómo, quién y dónde son algunas de las preguntas a las que responde la Política de Impresión de una empresa. Es decir, recoge las reglas que establecen cuál es la manera más óptima de hacerlo de una forma inteligente para, no solo fomentar el ahorro de la compañía, sino también para que la organización sea cada vez más sostenible.
 
Las compañías que aun no hayan tomado medidas al respecto, solo tienen que multiplicar amplían su consumo, con las consecuencias ambientales y el gasto económico adicional que esto implica.
 
¿Cómo implementar una estrategia de impresión corporativa eficiente? En líneas generales, la solución pasaría primero por realizar una consultoría de los costes de impresión para determinar cuánto dinero la empresa invierte en este rubro; en segundo lugar, y a raíz de los datos, se debería realizar un informe de la situación actual de la empresa en esta materia con la intención de conocer los ámbitos en los que se debería mejorar; y, por último, facilitar una serie de recomendaciones para diseñar una lista de normas de impresión en función de las necesidades detectadas.

Los expertos efectúan dos recomendaciones más: contratar un proveedor especializado en software documental que reduzca la posibilidad de que se produzcan errores; y compartir los éxitos obtenidos con los empleados, para darles a conocer los buenos resultados económicos y medioambientales que se han alcanzado con la aplicación de medidas eco-responsables.

Aspectos técnicos

Las políticas corporativas de impresión son el primer paso para alcanzar la tan anhelada oficina del futuro. Afortunadamente, las TIC se han convertido en las grandes aliadas para alcanzar la paperless office y las empresas que se dedican a la fabricación de software de tecnología documental tienen un gran protagonismo en este proceso de cambio. Las herramientas que ofrece el mercado permiten crear, con mucha facilidad, documentos de alto valor estético, que pueden generarse, distribuirse y almacenarse, de manera electrónica, a la vez que facilitan que se imprima lo verdaderamente necesario. 
 
La tecnología alrededor del documento continúa evolucionando con gran rapidez y cada año tenemos en el mercado, no solo máquinas más eficientes y sostenibles hacia el medio ambiente, sino también nuevos productos de software que optimizan los procesos documentales. 
 
 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2018 Computerworld