facebook twitter google linkedin Share
Sólo 4 de cada mil puestos de trabajo en tecnología estarán ocupados por mujeres. ¿Qué pasa con las chicas STEM (acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas)? ¿Por qué ellas, desde pequeñas, creen que su compañero de pupitre está más capacitado aunque saque peores notas? ¿Qué culpa tienen estereotipos como Amy, la novia friki de The Big Bang Theory? Los expertos responden.
 
CIENCIAS DE LA SALUD: 1; TECNOLÓGICAS: 0.
Este sería el marcador entre un hipotético partido entre las ramas de carreras universitarias elegidas por las chicas. Basta darse una vuelta por el aula de alguna Ingeniería, por ejemplo, para darse cuenta de que los chicos ganan por goleada, una percepción confirmada por encuestas y estadísticas oficiales que dejan bien clara la reticencia o poca motivación femenina por los llamados estudios STEM (siglas en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Según el informe Pisa In Focus, sólo el 5% de las jóvenes de los países de la OCDE, como media, aspiran a una carrera de Ingeniería o Informática, mientras que el 18% de los chicos desean desarrollarse en estos campos.
 
A FALTA DE UNA ZUCKERBERG
Después de consultar con expertos y bucear en las razones por las que las chicas escasean en las carreras tecno, los datos son concluyentes:
 
1. Sin referentes femeninos. No existe un homólogo femenino potente de personajes como Steve Jobs o Mark Zuckerberg, y tampoco se encuentran en esas series de culto que tanto influyen a los jóvenes. "Hay muchas de médicos y abogados, que cuentan con personajes que resultan verdaderos héroes y role models. Sin embargo, el estereotipo de chica tecnológica es Amy, la novia fea y friki de Sheldon Cooper en The Big Bang Theory", comenta María Serrano, ingeniera de Telecomunicaciones y directora de marketing de Schneider Electric, quien destaca también el hecho de que ni las familias ni la sociedad proporcionan demasiados referentes de mujeres tecnológicas que sean atractivos para las niñas.
 
2. El poder de los estereotipos. "Los científicos y técnicos están llenos de rarezas y viven encerrados en su universo, algo que no resulta atractivo. Sólo si en la familia hay un ingeniero (padre, madre, hermano) las niñas cuentan con un referente real. En eso debemos ganar visibilidad, porque nuestra realidad es apasionante", explica Serrano. De la misma opinión es Juan Julián Merelo, quien también recurre al ejemplo de las series de televisión para ilustrar este aspecto: "La imagen está distorsionada en el público. En Derecho hay referentes como Juliana Margules en The Good Wife, o Viola Davis en Cómo defender a un asesino; en Medicina, están los protagonistas de Antomía de Grey, mientras que en Informática tenemos a Mr Robot y al malo de Jurassic Park, consumidor compulsivo de comida basura...".
 
3. "Inalcanzable", "cosa de chicos"... La investigadora y matemática Helena Ramalhinho, directora del Business Analytics Research Group de la UPF, preocupada por esta tendencia, realizó un sondeo entre los estudiantes y las jóvenes de su entorno, y llegó a la conclusión de que las chicas perciben las áreas tecnológicas como poco accesibles o muy difíciles y tienden a considerarlas cosas de chicos.
 
4. Predisposición a ayudar. "Tradicionalmente las chicas han ocupado roles profesionales más enfocados al servicio a los demás, como los que ofrecen las Ciencias de la Salud (en las que hay mayoría femenina)", explica Silvia Álava.
 
¿QUÉ PASA EN LAS EMPRESAS TECNOLÓGICAS?
Un informe reciente de la Unión Europea refleja que de cada 1.000 mujeres con una licenciatura o una diplomatura, sólo 29 tienen un título universitario en TIC frente a 95 hombres, y sólo 4 de cada 1.000 desempeñarán un puesto de trabajo en este sector. El mismo informe señala que una mayor presencia de las mujeres en el sector digital impulsaría un incremento anual del PIB estimado de 9.000 millones de euros.
 
Para los expertos de la UPF (Universidad Pompeu Fabra), la desvinculación femenina del mundo tecnológico tiene implicaciones relevantes en los mecanismos de influencia del mundo actual: "Provoca escasez de diversidad en el diseño tecnológico (que también se produce en términos culturales, de clase, etc) que impide que en las soluciones que usamos de manera diaria haya una visión heterogénea. Es complicado que tecnologías diseñadas mayoritariamente por hombres respondan a necesidades amplias de la sociedad".
 
En la misma línea, María Serrano comenta que el problema está en que es difícil contratar mujeres de perfil tecnológico porque cuesta encontrarlas en el mercado laboral, "y eso es un límite al potencial que podríamos desarrollar si el sector contará con mayor diversidad. En la empresa, como en la vida, sumar los puntos de vista femeninos y nuestras habilidades, enriquece las relaciones profesionales, las discusiones, la creatividad, la colaboración, la creación de redes... Las empresas tecnológicas, como Schneider Electric, que cuentan con mujeres de perfil técnico, son sin duda más competitivas e innovadoras, porque el talento no tiene género".
 
TODO ES TECNO
"La incorporación del uso de la tecnología, tanto en equipamiento como en las actividades docentes generales, favorece que las niñas experimenten en su vida diaria su utilidad", comentan los expertos de la UPF (Universidad Pompeu Fabra).
 
En este sentido, la formación del profesorado es fundamental. En la UGR (Universidad General de Granada), por ejemplo, se forma a los profesores en esta metodología para acercar a la informática y presentarla como muy útil para todas las carreras. Sabemos que las asignaturas de la rama tecnológica llevan el sambenito de rollazo: "Sobre todo en Bachillerato, es misión de los docentes motivar a los alumnos, retarles y contagiar pasión por materias que se asocian con dedicar más esfuerzo, explicando cómo la aplicación de la tecnología está consiguiendo mejorar la vida de las personas" -dice María Serrano-. "Las universidades también deberían reinventarse (muchas de ellas ya lo están haciendo) para cambiar la experiencia de los estudiantes: invertir en laboratorios punteros, invitar a profesionales, referentes en el sector, como profesores, adaptar el currículum a las necesidades de las empresas y a las habilidades y competencias de las nuevas generaciones. Sin duda, las mejores embajadoras de las STEM son las propias universitarias".
 
VISIBILIDAD, INFORMACIÓN Y AUTOMARKETING
Películas como Figuras ocultas, que narra la historia real de la participación de tres científicas afroamericanas en la carrera espacial de la NASA en la década de 1960, pueden ser un revulsivo para cambiar la percepción del papel femenino en este ámbito. "Hay ejemplos clásicos como el de Hedy Lamarr(inventora de la encriptación utilizada por las comunicaciones modernas) o Grace Hopper (inventó el primer compilador para un lenguaje de programación), pero también hay que promocionar las contribuciones que mujeres realizan a diario y que no reciben el mismo reconocimiento y visibilidad que sus colegas masculinos", señalan Aurelio Ruiz y Ana Freire.
 
"Nosotras, las mujeres tech, tenemos el deber de darnos a conocer y hacer que vean este sector como algo inspirador. Yo estoy orgullosa de trabajar creando tecnologías para hacer llegar la energía (y, por tanto, la vida y el desarrollo sostenible) a todo el mundo. Es importante transmitir que el ejercicio de las carreras tecnológicas es tan diverso y tiene tantas posibilidades que, al contrario de lo que se cree, permite dar rienda suelta a la creatividad y, también, aprender constantemente y en la cresta de la ola de la innovación", concluye María Serrano.
 
Fuente: Telva

 
 
 
 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín

abordo fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2018 Computerworld