facebook twitter google linkedin Share

Si evaluamos el volumen de información puro y duro y la capacidad de procesar semejante cantidad de datos, quien realmente sabe de nosotros es Google o similares.

Pues bien, en la carrera por ofrecer un servicio cada vez más personalizado, Google cuenta con su Assistant, un sofisticado asistente personal con inteligencia artificial capaz de ejecutar órdenes como encender y apagar las luces o resolver un problema matemático e incluso contar un chiste dentro del contexto de una conversación. Amazon tiene a Alexa y Apple a Siri.

Pero estos asistentes ya no se limitan solo a darnos un buen servicio desde el teléfono, sino que la siguiente batalla se libra en el salón de nuestra casa.
Amazon fue el primero en acertar con Echo (por eso hoy copa el 70 % del mercado), un altavoz en permanente escucha al que podremos dar todo tipo de instrucciones, desde ponernos un determinado tipo de música, darnos el parte de noticias, hasta pedirnos un taxi o reservar una mesa en un restaurante.

Meses más tarde, Google, presentó a Home, un dispositivo prácticamente idéntico al de Amazon, pero aprovechando la descomunal base de datos del buscador. Cuenta con el 24% del mercado y va en ascenso. Y, por si todo esto fuera poco, Apple ha llevado a su asistente Siri a un altavoz similar en los hogares, se trata de Homepod.

Aunque queda mucho camino que recorrer, en especial en lo que respecta al reconocimiento de voz, lo cierto es que los grandes del mercado están apostando fuerte porque un futuro caminemos por la vida acompañados de un asistente invisible con el que podremos ejecutar órdenes empleando el lenguaje natural. Se trataría de una realidad muy cercan.

¿Cómo pinta el futuro? En realidad, el presente promete llevar estos asistentes a todos los electrodomésticos. Ya lo vimos en el CES. La nevera respondía a órdenes por voz como revisar el calendario familiar, la lavadora exprimía si se lo pronunciábamos, el aire regulaba su temperatura si se lo pedíamos y hasta el carro nos avisaba sobre las calles con más tráfico.

El 2018 pinta como el año en el que la tecnología de asistencia por voz realmente busca madurar. En el CES vimos que los asistentes personales estaban en todas partes. Samsung, por ejemplo puso a Bixby (su asistente) en una lavadora, en una nevera, en su TV... Las acciones que nos permiten hacer son infinitas, en una nevera nos puede decir lo que tenemos disponible sin abrir sus puertas o pedirle que nos diga cuáles son los alimentos que están por caducarse para que los cocinemos rápido.

A medida de que se estandariza la computación ubicua, es decir, que podamos acceder a conectividad móvil, que los sistemas se conecten a inteligencia artificial en la nube, y que los asistentes virtuales permitan automatizar tareas, veremos un movimiento hacia la digitalización de la vida diaria.

Fuente: Expreso
 

  

 
 
 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín

abordo fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2018 Computerworld