facebook twitter google linkedin Share

 

El espacio de trabajo ha dejado de estar al interior de una ocina para encontrar alternativas que fomentan la creatividad, la productividad y el interrelacionamiento. He aquí el coworking, un espacio de trabajo compartido entre diferentes profesionales, que se contrapone al sentido tradicional de ocina, pero que entre sus virtudes permite abaratar costos, y en algunos casos, formar parte de un microecosistema que favorece el emprendimiento y la innovación.


Este es el camino que IMPAQTO ha elegido, una empresa con el objetivo de acoger e impulsar a emprendedores, para que resuelvan problemas sociales o ambientales a través de estrategias de mercado.


A primera vista IMPAQTO marca tus sentidos. La construcción de dos pisos, sus amplias ventanas y el anuncio brandeado resaltan entre los elevados edicios del sector; y si eso no logra llamar tu atención, de seguro lo hace, la iluminación de la noche.

 

En su interior, el espacio abierto, las mesas de madera, las personas enfocadas en sus pantallas, y la decoración son las primeras impresiones… sellos que revelan el signicado de este espacio colaborativo. Este es un lugar compartido, en el que tomas una mesa, una silla, y te pones a trabajar en tu proyecto. Sin horarios de entrada o salida, los objetivos los marca cada emprendedor, con la guía y experiencia de quienes conforman el equipo IMPAQTO.

 

Aquí la tecnología es concebida como un medio para alcanzar objetivos, pero no como un elemento esencial. Así lo menciona Michelle Arevalo-Carpenter, CEO y co-fundadora de IMPAQTO, quien agrega que la interdisciplinalidad es el éxito detrás de esta empresa, en la que cada miembro aporta con conocimiento especíco desde su experticia, y así alimenta el microecosistema.

 

Lee el artículo completo:

 







 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2018 Computerworld