facebook twitter google linkedin Share

 

El frío penetra la habitación. La puerta reforzada de acero se cierra detrás del ingreso y el sonido de una cerradura indica que nadie podrá salir sin autorización. Múltiples cámaras registran cada paso: sensores de temperatura, humedad y movimiento monitorean -de forma remota- la infraestructura del centro de datos, en donde se salvaguarda la información de decenas de empresas ecuatorianas.


Cuando la cerradura se abre, se divisa una sala externa, en la que se monitorean los enlaces de los dos data centers, uno en Quito y otro en Guayaquil. También supervisan el ancho de banda del servicio. Desde este centro de operaciones de red se da seguimiento a los nodos, con la finalidad de actuar eficientemente ante una falla o error.


En el interior de la habitación, como si de copiar y pegar se tratara, los racks se alinean en filas que se repiten sucesivamente. Cada uno posee su propia cerradura, así como sensores que se activan en el caso de que se trate de forzar su apertura. De esta forma se garantiza la seguridad física de la data digital.


Punto Net inició en Ecuador como un carrier de telecomunicaciones, pero hace dos años tomó la decisión de diversificar su oferta hacia nuevos servicios, a través de sus centros de datos con Punto Cloud. Esto implicó un reto para la empresa, que a pesar de proveer la conectividad, tendría que lidiar con los complejos procesos, propios del diseño y la implementación de una infraestructura de centro de datos.

 

 

Lee la nota completa desde ISSUU:

 


 







 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2021 Computerworld