facebook twitter google linkedin Share

Con la misma fuerza que se necesita para sujetar un balón de básquet, Paul Harris sostiene sus manos a la altura de su quijada para entreabrir sus dedos en el momento exacto… ese instante en el que sus memorias coinciden con la aventura que significó fundar New Access en Ecuador. 

 

Un entusiasmo innato, propio de quienes emprenden e intentan inmortalizar sus anhelos, se retrata en sus ojos cuando además de contarnos los inicios de la compañía ecuatoriana, el CEO hace un repaso por su niñez, su adolescencia, sus primeros acercamientos al mundo tecnológico, sus retos… su gusto por el básquet y el piano, un deleite por el que se comprende la soltura de sus manos y que a pesar de su atareado vivir, no lo ha dejado (al menos por completo). 

 

Tiene 40 años y hace 12 creó – junto a otros socios- la compañía, que con un lema interesante, permite comprender su quehacer: “nosotros nos encargamos por su conectividad… usted de su negocio”. Para Harris, la demanda inicial de conectividad efectivizó la apertura de una nueva empresa. Y con una experiencia de cuatro años en la ecuatoriana Andinatel y la suiza Ericsson, el cuencano posibilitó un nuevo acceso tecnológico para las corporaciones nacionales.  

 

Sin embargo, su apego con el mundo tecnológico no fue nuevo. Cuando era adolescente, su padre abrió uno de los primeros centros de cómputo en Cuenca, en el que se hacía procesamiento de datos. De hecho, ese fue el inicio de su gusto por la rama. Con una beca completa - por su rendimiento académico - para estudiar en Estados Unidos se inclinó por una Gerencia de Tecnologías de la Información y Telecomunicación; “lo más técnico que se podía hacer en este tiempo”. 

 

Las telecomunicaciones (desde una llamada telefónica hasta el nacimiento del Internet) eran magia para él; un encanto por descifrar. Es así que mientras estudiada, y para completar el financiamiento de su beca, solicitó un permiso para trabajar. Consiguió una posición como “help desk” en las oficinas corporativas de una cadena de tiendas de ropa. 

 

Se graduó y regresó a Ecuador. Se fue a Cuenca e ingresó a la Universidad del Azuay, al laboratorio de redes y sistemas de este tiempo. Pero se aventuró nuevamente: “me robé una novia cuencana con la me casé y viajamos a Estados Unidos”. Allí estudió una maestría en Telecomunicaciones en la Universidad de Colorado. 

 

Regresó al  país en el 1999. Ingresó a Andinatel, en donde asumió el cargo de gerente técnico. Sus responsabilidades en la estatal implicaron la implementación técnica del proyecto de ISP, estudios técnicos y generación de pliegos para proceso de adquisiciones... Dos años más tarde pasó a Ericsson como gerente comercial. 

 

Con esta experiencia New Access se consolidó. La compañía que inició dotando de conexión wi-fi a los hoteles del país, ahora tiene una directriz que apunta a la oferta de servicios en modalidad Cloud. El objetivo es traspasar fronteras pensando que la conectividad no va a ser – por sí sola- una fuente rentable, sino que va a figurar como un componente más de servicios”. 

 







 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2019 Computerworld