facebook twitter google linkedin Share

Para hacerlo intentó irse lo más al norte posible, con la intención de alejarse de compañeros latinos, hasta que conoció a quien después de un tiempo sería su esposa. Allí, estudió una maestría en administración con concentración en gerencia, en la Uni­versidad Rockford.

 

La oportunidad del idioma y la experiencia en una empresa de telecomunicaciones le servirían 11 años después para ser el country manager de Intel en Ecuador, la multinacional fundada en 1968 por Gordon E. Moore, el físico y químico famoso por la Ley de Moore y Robert Noyce, coinventor del circuito integrado.

 

Moore y Noyce inicialmente quisieron llamar a la compañía “Moore Noyce”, pero sonaba mal (ya que en inglés suena como More Noise, que literalmente significa: más ruido, un nombre poco adecuado para una empresa electrónica, ya que el ruido en la rama suele ser indeseable y normalmente se asocia con malas interferencias).

 

Fue en Estados Unidos, donde decidieron contraer matrimonio y fue Ecuador, el país elegido para celebrar la boda y radicarse. Santiago recuerda aún que la decisión partió después de analizar la situación colombiana a inicios de los dos mil.

 

Su vida profesional en Ecuador inició en una compañía floricultora, una primera experiencia con la cultura del país en el en­torno laboral, con la que descubrió el buen recibimiento a los ejecutivos colombianos.

 

El primer contacto con Intel fue a través de su esposa, quien a pesar de haber renuncia­do a la compañía mantuvo contacto con los ejecutivos de la misma.

 

Aplicó a la gerencia de canales, pero ter­minó en otro cargo. En medio del papeleo que conlleva todo contrato, le propusieron ser el gerente de desarrollo de mercadeo, un cargo regional que aceptó sin duda alguna. En cinco años, Santiago ha liderado tres cargos; el último: country manager.

 

Para Santiago, trabajar en Intel es una satisfacción. Claro que, en muchas oca­siones, está consciente de que la gente no tiene idea de lo que significa Intel hasta que obligadamente menciona la palabra “Pentium” o logra relacionar el “logito azul” que aparece en cualquier equipo haciendo referencia al procesador.

 

La oportunidad de construir una carrera y el énfasis que la empresa otorga al crecimien­to de sus colaboradores le encanta, más cuando la compañía está evolucionando y apegándose a las nuevas tendencias TIC.

¿El futuro? Lo vive ahora con sus tres hijas y su esposa, entre Quito, Cali y Bogotá, dos ciudades a las que trata de visitar y en las que siempre hay tiempo pa’ rumbear.

 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2019 Computerworld