facebook twitter google linkedin Share

Tiene una mezcla diferente. Así lo dice él mismo cuando cuenta que su madre – nacida en Machala- es extrovertida y su padre, de Quito, un poco más cauto.  Hasta su infancia vivió en la quinta ciudad más poblada de Ecuador hasta que por cuestiones personales arribó a la capital. Ingresó al Colegio Don Bosco, una institución que recuerda con ilusión. “Lo más emocionante es que podía experimentar. Materias como mecánica, matricería, electricidad, carpintería, programación y más”.

 

A los 17 años comenzó a vivir solo. Sus condiciones económicas eran complicadas, pero sus ambiciones intelectuales rebasaron los contratiempos. Tras graduarse del colegio (becado) se aventuró en la búsqueda de becas estudiantiles. La Universidad Politécnica Salesiana le otorgaría una que se renovaba cada semestre siempre y cuando sea el mejor estudiante. Pero para aceptar debía pagar el “prepolitécnico”. Para hacerlo, ingresó a trabajar en Sukasa. Comenzó –literalmente- cargando cajas, limpiando pisos. En apenas ocho meses lo ascendieron a cajero y luego a sub-administrador.

 

 

Conoce más sobre su perfil profesional

 

Paralelamente, también era apoyado por la Concentración Deportiva de Pichincha; pues desde los ocho años practica judo, un arte marcial aprendido en su familia. Y fue así, que estudiaba y “redondeaba” su día a día. Dormía poco, entrenaba mucho y no comía bien.

 

Pero así empezó. Ahora, con 34 años, es el gerente general de Nexsys del Ecuador, una compañía dedicada a la distribución de software y hardware en América Latina. Y es que siempre quiso ser el mejor. Es más, sueña con un día ser el Presidente de la República, una posición en la que podría servir más a la gente. ¿Por qué servir más?, básicamente porque sus principios se basan en el arte marcial japonés, una disciplina en la que el samurái (primer servidor del pueblo) es el emblema.

 

 

Conoce más sobre la empresa

 

Cuando ingresó a trabajar en Nexsys inició un proceso de aprendizaje diferente. Fue la única empresa en la que le permitieron poner a prueba sus conocimientos y, aunque al principio se le complicó trabajar con gente y comprender que los grandes objetivos no se consiguen solo, ejerció un liderazgo interesante y maduró. Con cinco años como gerente de la compañía busca valores más que conocimientos, ya que, los primeros se aprenden con el tiempo, en cambio los segundos vienen del hogar.

 

Y con esa idea trata de rodearse de gente con locura profesional, sin estándares, que a través del conocimiento adquirido proponga, innove, sueñe, etc. En fin, un ser humano integral que equilibre su vida profesional, física, espiritual y emocional. Daniel sigue en la búsqueda de la excelencia tanto profesional como personal. Un profesional que ve la vida con ojos distintos y que cree fervientemente en el trabajo en equipo, basado en valores bien fundamentados y que sueña en la trascendencia del ser humano.

 







 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2019 Computerworld