facebook twitter google linkedin Share


 

Amable, elocuente y reflexivo, así es Carlos Larreátegui, actual rector de la Universidad de Las Américas (UDLA) y un actor influyente de la sociedad ecuatoriana. Con una sonrisa en el rostro repasa, junto a Computerworld, su trayectoria profesional, aquella que le brindó una perspectiva amplia de la realidad nacional. 
 
Carlos estudió la Primaria y Secundaria en el Colegio Americano de Quito, obtuvo el título de abogado en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) y continuó con un proceso de estudios de posgrado en el exterior relacionados a temas sociales, políticos, de Relaciones Internacionales y Administración Pública. Realizó maestrías en el London School of Economics y en Harvard; finalmente, cursó un doctorado en la Universidad de Ginebra, Suiza.
 
Su preparación lo llevó a ser designado como secretario general durante la Presidencia de Sixto Durán Ballén y superministro de Desarrollo Humano en el gobierno de Jamil Mahuad, experiencias que le permitieron ser testigo de procesos históricos del país. 
 
Dentro de su trayectoria también ejerció puestos en el sector privado, de hecho su primer trabajo, en 1988, fue como docente de Derecho Constitucional y Ciencias Políticas en la PUCE. Asimismo, fue presidente del partido político Democracia Cristiana y ejerció puestos directivos en varias empresas privadas. “Tuve la oportunidad de ejercer profesionalmente en el sector público y privado, sin embargo, el hilo conductor de mi trayectoria ha sido siempre la Academia”, asegura.  
 
Con el tiempo dejó de lado la política y en 2009 se vinculó por completo a la educación superior cuando aceptó el reto de dirigir la Universidad de Las Américas, que en aquel entonces tenía apenas 1500 estudiantes y ahora cuenta con 18.000, lo que la convierte en la universidad privada más grande del país.

 
Durante su gestión, la UDLA atravesó por un proceso de transformación para lograr un posicionamiento en el mercado: “El primer paso fue cambiar la visión elitista de la institución y dar paso a un modelo que permitiera a la clase media, pujante e importante, acceder a una educación de calidad y excelencia a un precio asequible”, explica Carlos. 
 
Asimismo, implementaron carreras innovadoras y laboratorios, para lo cual se apoyaron en la tecnología como un aliado estratégico, convirtiéndose en un actor relevante en el sistema de educación superior ecuatoriano.



Así, sistemas tecnológicos de punta han brindado un diferencial a la universidad fundada en 1994, especialmente a carreras como Odontología y Medicina, que han ganado reconocimientos gracias a su centros de simulación clínica, el más grande del país. “Los estudiantes dejaron de trabajar con cadáveres y comenzaron a practicar con fantomas. El cambio conlleva gran sofisticación debido a la variedad única de robots con los que cuenta la universidad”, profundiza su rector.
 
La idiosincrasia de Carlos, fiel creyente de la tecnología como un factor decisivo en la mejora continua del sistema educativo, se plasma en los proyectos estratégicos que lleva a cabo la UDLA. Actualmente, es la única institución que apoya a los alumnos, mediante sistemas TIC, mientras realizan su labor rural y apuesta por preparar a profesionales listos para asumir los retos de la transformación digital. Es por esto que la UDLA cuenta con carreras como Multimedia, Redes o Ingeniería en Sistemas, además de la Maestría en Big Data, que está pronta a ser lanzada. Asimismo, firmaron una alianza con SAP para ser su representante académico en Ecuador.
 
De esta forma, Carlos mantiene su gestión visionaria al frente de la UDLA, mientras reparte su tiempo entre sus hobbies -la lectura, principalmente en formatos digitales, y volar drones- y su tiempo de calidad en familia.
 
 
 
 






 



Suscríbase a nuestro Boletín
Suscríbase a nuestro Boletín





 fierros mundo constructor 

 

computerworld.com.ec

Copyright © 2018 Computerworld